Cesta de la compra

MITHAI

En un viaje por el norte de Tailandia descubrí en una aldea a unas mujeres que tejían a mano unos preciosos cubreplatos de mimbre. No lo dudé ni un segundo y metí en mi maleta todos los que pude. Sabía que en cuanto aterrizase y llegase a mi taller encontraría la pieza que casase con la vistosa artesanía.

Y así fue, los cubreplatos encajaron a la perfección con unos boles de cerámica con los que había empezado a probar nuevos esmaltados. Las dos piezas se inspiran también en el tayín típico del norte de África. Una pareja perfecta para conservar y presentar comida, decorar tu casa, o simplemente, guardar secretos.

En cuanto la Colección MITHAI fue presentada al público funcionó tan bien que tuve que contactar con uno de los talleres de la aldea para encargar el envío de más cubreplatos. Ojalá pudiese visitarlas de nuevo y contarles cómo ha ido desde aquella primera vez. De momento, me contento con recibir enormes cajas llenas de alegría.